Recomendaciones

Clínica de Podología Rivero

Más de 15 años cuidando de su salud

 

LA SALUD DE SUS PIES ES IMPRESCINDIBLE

PARA PRESERVAR LA SALUD DE TODO SU CUERPO

Consejos del Colegio de Podólogos de la Comunidad de Madrid

 

 

DECÁLOGO PARA MANTENER LOS PIES SANOS

  • Examine sus pies regularmente aunque no le duelan. Es su medio de locomoción para toda la vida.
  • Lávese los pies a diario y séquelos bien, especialmente entre los dedos.
  • Corte las uñas de los pies en forma recta, pero no demasiado cortas, y vigile cualquier alteración (aumento de grosor, cambio de color, etc.), éstas pueden esconder distintas enfermedades.
  • Es muy importante la elección del calzado adecuado. Cómprelos al final del día, cuando los pies están más dilatados. Debe proteger el pie, ajustarse al mismo sin oprimirlo y ser de materiales naturales. El tacón no debe sobrepasar los 4 ó 5 cm y la puntera será los suficientemente amplia.
  • Seleccione el tipo de calzado en función de la actividad que va a realizar (andar, trabajar, deporte...)
  • Utilice más de un par de zapatos y alterne su uso. Deséchelos si están deformados o desgastados.
  • Evite andar descalzo, sus pies están más expuestos a lesionarse e infecciones.
  • Sea cauteloso con los remedios caseros, el autotratamiento puede dar lugar no sólo a no eliminar el dolor, si no a provocar otros.
  • Controle las grietas y heridas en la piel, pueden anunciarle patologías solapadas.
  • El dolor de pies NO es normal. Si éste se produce y persiste consulte a su podólogo.

 

DECÁLOGO PARA SUFRIR MENOS DE LOS PIES

  • Visite a su podólogo al menos una vez al año.
  • Ante patologías existentes, el podólogo marcará la metodología y el tratamiento a seguir.
  • El podólogo está capacitado para tratar sus juanetes, dedos en martillo, uñas encarnadas, etc.
  • Evite tacón alto y zapato estrecho.
  • Pisar mal o desgastar irregularmente el calzado, daña la estructura del pie y afecta a su cadena articular.
  • Conocer los factores que inciden en la salud de sus pies es querer protegerlos.
  • Asegúrese de que la clínica esté autorizada por sanidad y el podólogo colegiado.
  • Infórmese sobre sus métodos de esterilización.
  • Desconfíe de anuncios no contrastados.
  • Ante cualquier duda, contacte con el Colegio de Podólogos de Madrid (COPOMA, tlf: 91 532 60 06)

 

El pie en la Infancia

MEJOR PREVENIR

Hay que observar el desarrollo y el ritmo de crecimiento de los pies, su forma de pisar al andar y la estructura más o menos armónica de piernas, rodillas, tobillos y pies. Y también si corre, gira, sube y baja con facilidad.

De esta manera podemos detectar a tiempo posibles alteraciones funcionales del pie y su futura repercusión en rodillas, caderas, columna, etc.

Por lo tanto es importante:

  • Vigilar su forma de andar y posturas que adopta.
  • Ver la alineación pierna-tobillo-pie.
  • Cómo desgasta el calzado.

 

CONSEJOS ÚTILES:

  1. No calce a su hijo en los primeros meses de vida. El pie descalzo se encuentra en las mejores condiciones posibles para su desarrollo. Es suficiente cubrirlos con unos calcetines.
  2. Nunca debe obligarse al niño a caminar sin que esté realmente preparado para ello.
  3. Llegado el momento de los primeros pasos calce al niño con zapatos flexibles de materiales que permitan la transpiración. No deben oprimir y se sujetarán con cordones, cierres de velcro o hebillas.
  4. Es muy importante que el calzado no oprima el pie del niño. Se recomienda vigilar con frecuencia.
  5. Permita al niño que camine descalzo (con calcetines) cuando se encuentre en su hogar, si ello no entraña ningún otro peligro.
  6. Elija un calzado sencillo que permita la movilidad del pie y sobre todo la del tobillo.
  7. Los juegos y la actividad física, ayudan al desarrollo, fortalecimiento y flexibilidad del pie.
  8. No se alarme, salvo que haya patologías muy evidentes, ante la apariencia de los pies planos durante el primer año, ya que éste aún no se ha formado.
  9. Si al cumplir el niño 3 años existen anomalías, no dude en acudir a su podólogo.
  10. No olvide que la prevención, vigilancia y tratamiento de los pies evitará futuras patologías en rodillas, caderas y columna.

Podología Deportiva

DEPORTE CON PIES Y CABEZA

Antes de comenzar un deporte, consulte con su podólogo, quien le aconsejará tras un estudio adecuado, diagnosticará las posibles alteraciones del pie y recomendará el tratamiento a seguir para evitar lesiones y mejorar el rendimiento.

 

ANTES DE LA PRUEBA:

  • No experimentar con zapatillas nuevas.
  • Hidratar siempre la piel.
  • Regular la transpiración.
  • Cortar las uñas rectas.
  • Utilizar calcetín de algodón.
  • Siempre usar el calzado idóneo para cada deporte.

Pie Diabético

 

"Toda úlcera o pequeña lesión del pie en un paciente diabético debe ser estudiada profundamente y tratada adecuadamente para evitar muchas pérdidas de miembros".

 

  • Revise sus pies todos los días por si hay heridas, moretones, sequedades, bultos, infecciones... Para verse la planta de los pies puede ayudarse de un espejo, o pedir la ayuda de un familiar.
  • Lávese los pies diariamente, con agua tibia o fría, durante unos 5 minutos. No dejar los pies en remojo durante más tiempo para evitar la maceración. Utilizar un gel o jabón de pH ácido (5.5).
  • Seque cuidadosamente los pies después del lavado, evitando la fricción con toallas muy rugosas. Es importante mantener bien secos los pliegues entre los dedos.
  • Después del lavado y secado, se pueden emplear polvos de talco sobre las zonas donde se acumula la humedad.
  • Utilice crema hidratante o vaselina para prevenir grietas y sequedad en la piel. Si la piel continua húmeda después de unos minutos de su aplicación, retirar el exceso de crema o vaselina con papel absorbente o toallas de algodón, especialmente entre los dedos.
  • No utilice callicidas, ni corte ni manipule los callos u otras lesiones de los pies, deben ser tratados por un Podólogo.
  • No cortar las uñas sino limarlas. Si se utilizan objetos cortantes (tijeras, cortauñas, cuchillas) se puede lesionar la piel y ser el punto de partida de una infección. Debe utilizarse una lima de cartón o cristal (no metálica).
  • Las uñas deben limarse no más allá del límite de los dedos, y sus bordes han de quedar rectos.
  • Utilice medias y calcetines de algodón o lana, de tamaño adecuado y sin costuras, remiendos o dobleces. Evitar las ligas. Evite la fibra sintética, pues favorece los hongos por no permitir una buena aireación.
  • Revise sus zapatos antes de colocárselos para asegurarse de que no están rasgados, de que no hay filos cortantes u objetos que puedan herir sus pies (lo mejor es comprobarlo con la mano antes de ponérselos).
  • Utilice siempre zapatos amplios y confortables, que se ajusten bien (sin apretar), dejando espacio para que los dedos se puedan mover. No deben ser demasiado holgados porque producen rozaduras.
  • Cambiar de calzado a mitad del día y por la tarde. Los zapatos nuevos deben calzarse progresivamente, cada vez durante un tiempo un poco más largo.
  • Nunca camine descalzo sobre cualquier superficie, especialmente en la playa, la arena caliente, o las rocas; ya que la sensibilidad está disminuida y se puede producir heridas o quemaduras sin darse cuenta.
  • Camine diariamente y no fume; el tabaco es muy perjudicial para los diabéticos porque dificulta el aporte sanguíneo.
  • Si aparecen úlceras, grietas, ampollas, supuración o pequeñas lesiones en el pie de un diabético se impone la consulta médica inmediata. Una infección banal en el pie de un diabético puede tener graves consecuencias.
  • La aparición de dolor al caminar o dolor nocturno que interrumpe el sueño, a pesar que las lesiones fueran mínimas debe alarmarnos frente a la posibilidad de encontrarnos ante una enfermedad de las arterias.
  • Pídale a su médico que le revise los pies en cada visita, y llame a su médico si usted nota alguna llaga que no se está sanando apropiadamente.
  • Evite sentarse con las piernas cruzadas porque se puede reducir el flujo de la sangre a los pies.
  • Si siente frío en los pies por la noche, use calcetines. No utilice mantas eléctricas o bolsas de agua caliente. Si se emplean mantas eléctricas deben apagarse antes de meterse en la cama.
  • Otro aspecto importante de la prevención que merece cierta atención, es el diseño de calzado a medida para los diabéticos con pies muy vulnerables. Estos zapatos deben estar diseñados por un Podólogo para redistribuir las fuerzas que soporta el pie.

 

Queratopatías

DUREZAS Y CALLOS

Para evitar la aparición de queratopatías (hiperqueratosis/durezas, helomas/callos), habrá que actuar también sobre la causa que las produce (sequedad, calzado, trastornos biomecánicos...), así como adoptar una serie de cuidados y medidas higiénicas adecuadas.

 

A veces para la resolución de estas queratopatías además de los tratamientos de quiropodia, se debe acompañar de otros tratamientos como los ortopodológicos (soportes plantares o plantillas), ortesis de silicona, tratamientos farmacológicos, y en casos más graves, cirugía.

 

 

Copyright © All Rights Reserved. CLÍNICA DE PODOLOGÍA RIVERO