Podopediatría

Clínica de Podología Rivero

Más de 15 años cuidando de sus pies

El pie en la Infancia

MEJOR PREVENIR

Hay que observar el desarrollo y el ritmo de crecimiento de los pies, su forma de pisar al andar y la estructura más o menos armónica de piernas, rodillas, tobillos y pies. Y también si corre, gira, sube y baja con facilidad.

De esta manera podemos detectar a tiempo posibles alteraciones funcionales del pie y su futura repercusión en rodillas, caderas, columna, etc.

Por lo tanto es importante:

  • Vigilar su forma de andar y posturas que adopta.
  • Ver la alineación pierna-tobillo-pie.
  • Cómo desgasta el calzado.

 

CONSEJOS ÚTILES:

 

  1. No calce a su hijo en los primeros meses de vida. El pie descalzo se encuentra en las mejores condiciones posibles para su desarrollo. Es suficiente cubrirlos con unos calcetines.
  2. Nunca debe obligarse al niño a caminar sin que esté realmente preparado para ello.
  3. Llegado el momento de los primeros pasos calce al niño con zapatos flexibles de materiales que permitan la transpiración. No deben oprimir y se sujetarán con cordones, cierres de velcro o hebillas.
  4. Es muy importante que el calzado no oprima el pie del niño. Se recomienda vigilar con frecuencia.
  5. Permita al niño que camine descalzo (con calcetines) cuando se encuentre en su hogar, si ello no entraña ningún otro peligro.
  6. Elija un calzado sencillo que permita la movilidad del pie y sobre todo la del tobillo.
  7. Los juegos y la actividad física, ayudan al desarrollo, fortalecimiento y flexibilidad del pie.
  8. No se alarme, salvo que haya patologías muy evidentes, ante la apariencia de los pies planos durante el primer año, ya que éste aún no se ha formado.
  9. Si al cumplir el niño 3 años existen anomalías, no dude en acudir a su podólogo.
  10. No olvide que la prevención, vigilancia y tratamiento de los pies evitará futuras patologías en rodillas, caderas y columna.

 

 

Copyright © All Rights Reserved. CLÍNICA DE PODOLOGÍA RIVERO